La sobreprotección, un gran mal.

¿Qué es la sobreprotección?

Está sobradamente demostrado que los niñ@s necesitan sentirse queridos, valorados y escuchados por sus padres y madres, sin embargo, cuando todo esto se vuelve excesivo, puede crearles problemas a lo largo de su vida.

Algunos ejemplos de sobreprotección por parte de padres y madres que escuchamos frecuentemente l@s psicólog@s en nuestras consultas podrían ser:

El no permitir que tu hijo/a vaya de excursión o se quede en casa de algún amigo por nuestros propios miedos como padres y madres.

Convertir a l@s niños en el centro de atención de la casa o de la familia, dándoles excesivos caprichos o no reprendiéndoles por sus conductas inadecuadas. Esto puede llevarles a que, cuando se encuentre en su clase o en otras situaciones en las que no estemos con ell@s, se sientan sol@s, con miedo y tristes. Es lo que nosotros llamamos “síndrome de la princesa o príncipe destronad@”.

El que los padres o madres dejen de lado la vida marital, las tareas de la casa, las aficiones o las amistades para dedicarse solamente a ser padres o madres.

No permitir a nuestr@ hij@s que tome sus propias decisiones o desarrollen habilidades para resolver los conflictos, decidiendo y actuando nosotros/as siempre por ellos/as.

Consecuencias de la sobreprotección 

l@s niñ@s se vuelven insegur@s y con baja autoestima para afrontar las circunstancias de la vida. Pueden actuar de una manera agresiva e irritable cuando no se les conceden sus demandas, ya que están acostumbrad@s a ello.
En la edad adulta, l@s niñ@s que han sido sobreprotegidos por sus padres o madres pueden desarrollar trastornos como la depresión o la ansiedad.

Algunos consejos para evitar la sobreprotección…

Dale ayuda a tu hij@s cuando realmente lo necesite.

Estimular su independencia permitiéndole realizar actividades y darle pautas para saber resolver sus conflictos en caso de que aparezcan.

Ayúdale a que aprendan que es un@ más en casa y que, a veces las cosas, en la vida,  no pueden ser como queremos o esperamos, así estaremos estimulando su tolerancia a la frustración.